Estación Ferrocarril

0 opiniones

Se encuentra en el corazón de la ciudad y forma parte en una fascinante aventura hacia la nariz del diablo.

Es un atractivo arquitectónico de gran importancia porque su construcción es muy antigua data del año 1910, este lugar fue un hospital de recuperación de los trabajadores ferroviarios tanto de la Costa como de la Sierra que fue construida por los norteamericanos.  La Estación del Ferrocarril, se encuentra en el corazón de la ciudad y forma parte en una fascinante aventura hacia la Nariz del Diablo, cuyo recorrido atraviesa inigualables paisajes y diversidad cultural. 

El viaje en el tren es una experiencia única para los apasionados por el vértigo. De martes a domingo y feriados cientos de turistas llegan a la estación de Alausí para subir por las escaleras laterales de los vagones, llenar los vagones del tren y así disfrutar del vértigo que ofrece el paisaje andino.

Esta estación incluye otros servicios como "El Café del Tren" y "La Plaza del Tren" un pequeño mercado de artesanías.

Disfrutar del paisaje, es una aventura al filo del precipicio, pues el tren debe trazar un zigzag sobre los rieles, mediante avances y retrocesos continuos, para lograr remontar las curvas cerradas de la Nariz del Diablo.

El precursor de la obra fue el presidente García Moreno, quién inició este proyecto después que la Asamblea Constituyente de 1861 autorizó la contratación de empresas nacionales y extranjeras para que construyan la línea férrea.

El viaje puede ser más largo si deciden embarcarse en Riobamba y disfrutar de los paisajes espectaculares con una despedida que tiene como telón el Chimborazo. Uno de los incidentes más frecuentes son los descarrilamientos, pero no son peligrosos ya que el tren circula a baja velocidad.

Los ex empleados ferroviarios ofertan gorras de maquinistas con un sello del tren en la visera junto con camisetas y folletos turísticos de Riobamba y Chimborazo.

Historia 

Tren

La historia del Ferrocarril Ecuatoriano se inició en 1910 cuando se puso en marcha la línea Quito-Guayaquil. La construcción de esta obra demoró más de 30 años y contó con el financiamiento y asesoría técnica de Estados Unidos. 

El Ferrocarril trasandino, Guayaquil-Quito, fue construido bajo la presidencia de Eloy Alfaro, por el norteamericano Archer Harman.

El tren corre un trecho paralelo al río Alausí hasta la unión con el río Zula para cruzarlo por un viejo puente de hierro y llegar a la parada de la estación de la Nariz del Diablo en el Chanchán. Después de treinta minutos en el valle, el tren inicia el viaje de retorno. El paisaje es sobrecogedor.

Cinco horas, es el tiempo que tienen que permanecer las personas en los vagones del tren, tiempo en el que el ferrocarril llega a la estación de Alausí.

Después de vencer una vez más, los desafíos y retos de unas de las rutas férreas más difíciles del mundo, La Nariz del Diablo, la locomotora descansa.

Esta obra, realizada a punta de músculo, pico, pala y dinamita, con ingenieros y técnicos anglo-norteamericanos, llegó a Alausí en 1901 y en 1906 a Quito, superando obstáculos como derrumbes, crecidas del Chanchán y enfermedades que afectaron a trabajadores indígenas, negros jamaiquinos y haitianos. 

Tren Lugares destacados de Estación Ferrocarril

Puente Negro: Considerada como una obra maestra de aquel tiempo (1903) además es considerado el puente más largo de la línea férrea ya que tiene casi 200 m de largo y 65 m de alto.

Nariz del Diablo: Es considerada una obra maestra de la tecnología, para el año en que fue construida 1901. 

Datos Importantes

Actividades que puedes realizar

Fotografía

¿Cómo llegar?

"

Videos sobre Estación Ferrocarril

¿Conoces este lugar?

Ayuda a otros viajeros a descubrir y difrutar con tu experiencia

Destinos cercanos

Anterior Siguiente

Tours con salidas confirmadas

Anterior Siguiente

Tours seleccionados


0,0

0 opiniones

Información in situ

Infraestructura

Limpieza

Seguridad

¡Suscríbete para recibir noticias sobre turismo y ofertas exclusivas!