https://www.ec.viajandox.com/tour-amazonia-cuyabeno-4-dias-TO173 https://www.ec.viajandox.com/tour-yasuni-huaoranis-4-dias-TO175



¿Cómo llegar?

Reloj Público de 8 Esferas

Iglesia San Jacinto de Alamor
< >
Reloj Público de 8 Esferas
Iglesia San Jacinto de Alamor

comentario/s



Iglesia San Jacinto de Alamor
Iglesia San Jacinto de Alamor
< >
Reloj Público de 8 Esferas
Iglesia San Jacinto de Alamor

comentario/s



Iglesia San Jacinto de Alamor
Reloj
< >
Reloj Público de 8 Esferas
Reloj

comentario/s



Reloj
Reloj público 8 esferas
< >
Reloj Público de 8 Esferas
Reloj público 8 esferas

comentario/s



Seguir publicación

Iniciar sesión

Email:
Contraseña:

¿No tienes cuenta aún?, Regístrate es gratis. click aquí

Dejar de seguir publicación
Ver Album - 4 imágenes
Error Seguir publicación

El famoso reloj de ocho esferas, único en América, ubicado en las dos torres de la Iglesia San Jacinto de Alamor. Fue fabricado en Alemania e instalado en la ciudad de Alamor el 1 de noviembre del año 1924 por Dr. Lautaro Loaiza, filántropo gonzanameño, que con su propio peculio lo hizo construir en Berlín para trasladarlo posteriormente desde el puerto de Hamburgo hasta Guayaquil, pasando por la provincia de El Oro.

El reloj público de ocho esferas se ha transformado en un atractivo turístico e histórico por su peculiaridad y distinción.

Descripción
Por pedido del Dr. Lautaro Loaiza fue fabricado en Alemania en el año de 1917, por un precio de 5000 sucres. Por las especificaciones especiales que envió el doctor Loaiza, se considera que el reloj no fue hecho en serie, constituyéndose en una joya única en el mundo.

El reloj llegó en barco a Guayaquil y desde ahí a Puerto Bolívar y desde Santa Rosa fue traído en hombros y acémilas por los hermanos Elizalde de El Limo, por el camino antiguo de herradura pasando por el balseadero de Puyango.

La inauguración del tercer reloj Público de la provincia de Loja, se realizó el 1 de noviembre de 1924, en acto solemne con padrinos de Tumbes y de Santa Rosa, banda de músicos y una obra de teatro preparada por el Dr. Lautaro Loaiza.

Cuatro tambores enrollan la cuerda constituyendo la máquina, se alojan en una caja de vidrio y madera que descansa en un soporte de hierro ubicada en el tercer piso de las torres. Cada tambor tiene dos ruedas grandes a cada lado y dos ruedas pequeñas, además par de aletas que alertan la proximidad de un anuncio de hora.

De cada tambor tienden cuatro pesas de plomo, de un peso aproximado de 80 libras cada una.
El reloj se activa mediante cuerda que se realiza en forma manual cada 24 horas.
    
Cada tambor con su respectiva cuerda cumple una función específica. La primera corresponde a los minuteros, la segunda a los cuartos de hora, la tercera marca las horas y la cuarta toca el Ángelus.

Todo el engranaje funciona en base a un péndulo que oscila durante los 60 segundos con una exactitud precisa.

El buen funcionamiento depende de la limpieza, engrasado y aceitado permanentes que le debe administrar un técnico.

Desde la máquina que se encuentra en el corazón de las torres, emergen dos varillas a manera de brazos a cada torre formando un ángulo de 45º. En el centro y frente a cada esfera hay un marcador que sirve para igualar la hora; de esta manera, las ocho esferas marcan la misma al unísono.

Historia
Queremos aclarar, en forma enfática, que todas las versiones inventadas en torno a la historia del reloj público de Alamor son absolutamente tendenciosas y de mala fe, porque unas afirman que el reloj era para la torre del malecón de Guayaquil, otras dicen que su destino era parte del Perú y otras sostienen que el reloj, por equivocación llegó al Ecuador y que su verdadero destino era Chile, pero nunca han probado con ningún documento sus afirmaciones.

En cambio lo real afirmativo y comprobado hasta la saciedad es que el reloj fue encargado directamente a Alemania por el Dr. Lautaro Loaiza y que el costo del famoso reloj fue con el peculio exclusivo de aquel ilustre sacerdote que pagó de su bolsillo la cantidad de CINCO MIL SUCRES, que tuvo que convertirlos en marcos alemanes para ubicarlos en un Banco de Berlín, con todo esto aparte del costo del transporte marítimo desde el puerto de Hamburgo hasta el puerto de Guayaquil , y desde allí hasta Santa Rosa.

Tampoco se ha dicho que el Dr. Lautaro Loaiza fue tan minucioso y precavido que el contrato para la fabricación del reloj puso una cláusula especial, aclarando que la máquina del reloj funcionara en un clima cálido húmedo, y especificando, que la casa fabricante tendrá en cuenta que la amalgama metálica tiene que ser de tal consistencia que “la máquina y las manecillas de las esferas del reloj sean preservadas a toda clase de oxidación”.

También debemos recordar que el reloj público de Alamor no fue fabricado en serie sino en unidad de ahí la rareza de esta obra maestra de la técnica Alemana.
 

¿Cómo llegar? Donde: Hospedar - Comer - Divertir - Comprar

El reloj público de ocho esferas se ha transformado en un atractivo turístico e histórico por su peculiaridad y distinción

Ir a Puyango



Reportar error

Iniciar sesión

Email:
Contraseña:

¿No tienes cuenta aún?, Regístrate es gratis. click aquí

Error Reportar error     Imprimir Imprimir
Ayúdanos a mejorar
Puntuación 0
Estrella Estrella Estrella Estrella Estrella Información in situ
Estrella Estrella Estrella Estrella Estrella Infraestructura
Estrella Estrella Estrella Estrella Estrella Limpieza
Estrella Estrella Estrella Estrella Estrella Seguridad


¡ Recuerda que lo viste en ViajandoX.com !